• marta@rosanera.es
Periodística
Warcry regresa a Sevilla con su nuevo trabajo, Inmortal

Warcry regresa a Sevilla con su nuevo trabajo, Inmortal

Crónica del concierto de Warcry en la sala Q, de Sevilla, presentando su nuevo trabajo, Inmortal.

Cuando llegamos a la sala, vemos que una larga cola de fans que espera para entrar al concierto. Van con una hora de retraso y nos llega el rumor de que a Víctor se le ha caído una escalera encima, lo que nos deja un poco perplejos, comprobando al empezar el concierto que efectivamente, Víctor lleva una gasa en la cabeza.

 En torno a la 22:20h da comienzo el primer concierto de su gira Inmortal 2014, con los temas de su nuevo disco “Quiero oírte” y Venganza”, lanzamiento de regalito incluido por parte de una fan, que le había hecho un muñeco personalizado a Víctor. Pero no fue hasta el tercer tema, “La última esperanza”, cuando todo el público coreó efusivo la letra, y es que como es habitual, durante el concierto se notó cuáles eran ya clásicos de este grupo y cuáles los nuevos temas cuyas letras aún no se saben sus seguidores. Continuaron con “Contra el viento”. Al terminar, el público le cantó el cumpleaños feliz a Santi, el teclista, que el pasado 3 de Febrero cumplió los 48 años.

Ser inmortal va en la sangre

Siguieron con “La muerte de un sueño”, donde Pablo demostró seguir pasándoselo como un niño sobre el escenario, y es que nunca le faltan los bailoteos y gesticulaciones tan expresivas con las que acompaña a sus punteos. Continuaron con “Perdido” y “Cobarde”, tema que acompañaron con una secuencia de noticias (ficticias, como podíamos deducir del Lorem Ipsum que las acompañaban) de violencia hacia las mujeres.

Para el octavo tema, retomaron Inmortal con “Siempre”, donde vimos a un Pablo danzarín que contorneaba las caderas a espaldas de Víctor, quien al terminar “Coraje”, nos aseguró que elegían Sevilla para comenzar su gira porque sabían que somos una apuesta segura gracias al gran seguimiento que tienen aquí, dato que pudimos comprobar con un fuerte aforo de casi las dos terceras partes de la sala llenas. Continuaron con “Alma de conquistador” y “Nuevo mundo”, donde con tanto salto y zarandeo, daba la sensación de que a Víctor se le saltarían las grapas de un momento a otro.

Ardo por dentro

El público comenzó a cantar el “Nada hay bajo el sol que no tenga solución” pero los acordes de guitarra dieron paso a otro de los temas del nuevo disco, “Como un mago”, espectáculo que concluyó con un Víctor con chistera bromeando sobre conejos y trucos de magia, seguido por una exposición de los motivos que les llevan a elegir entre unas canciones y otras para los conciertos, aunque la más básica era “las que les da la gana”, dando comienzo así a otro de los clásicos del grupo, “La vieja guardia”. En una breve pausa, Pablo se arranca con un solo de Black Sabbat, para continuar con “Ardo por dentro”. Antes de comenzar “El más triste adiós”, Santi pareció tener problemas técnicos, mientras los cuales, el resto del equipo amenizó la espera entre jugueteos y bromas.

La narración de José Lobato dio paso a “La maldición del templario”, y con “Amistad” se sintió el momento fraternal de esta noche inmortal e inolvidable. “Un poco de fe” la presentó explicando lo que le había sucedido horas antes. Durante los ensayos, uno de los técnicos se había desequilibrado dejando caer la escalera sobre él, que fue atendido por unas chicas VIPs que habían acudido a los mismos, y llevado al hospital para que le pusieran varias grapas en la herida. Por suerte, el técnico se había podido sujetar bien y no había sufrido daños a pesar de la altura a la que se encontraba. Todo ello sin dejar de insistir en que continuaban adelante por el público.

El más triste adiós

Antes del punteo final del tema, Pablo se vio obligado a cambiar de guitarra. Aprovechándo el cambio a “Huelo el miedo”, para tocar los primero acordes del “Haywell to hell” de AC/DC, que el público siguió con énfasis. Este nuevo tema no estuvo libre de anécdotas, y es que vimos a un Víctor perdido con la letra excusándose por el golpe, y siendo ayudado por los presentes hasta que “se encontró”, y demostró que un pequeño desliz no estropearía ningún tema; y a un Pablo afinando la guitarra sobre la marcha.

El tarareo fue en esta ocasión para Nana, a lo que Víctor respondió con “Tu mismo” y una despedida que dejó al público a la espera del bis. Unos minutos después, los asturianos volvieron al escenario, donde Pablo se marcó otro solo esperando al resto de los componentes, tras el cual arrancaron con “El Guardián de Troya” y “Devorando el corazón”, donde Víctor volvió a agradecer a los asistentes la espera, hecho que le rebatió Santi, ya que a pesar del accidente, lo estaba dando todo sobre el escenario, pidiendo un fuerte aplauso por el esfuerzo.

Todos salimos ganando

Warcry finalizó este show inmortal con el ya mítico tema de cierre, “Hoy gano yo”, dejando un chute de adrenalina entre los asistentes, que tardaron en desalojar la sala, quedando muchos a la espera de que los componentes saliesen a firmar para hacerse fotos con los fans, aunque en esta ocasión sólo lo hicieron Santi y Roberto.

Con respecto a la sala, hay de reconocer que, personalmente no acudía a ella desde el último concierto que dieron Warcry hará ya como unos tres años, y lo cierto es que en esta ocasión sonaba bastante bien, aunque no se puede decir que el personal rezumase simpatía.

Por todo lo demás, una gran concierto con muchos buenos momentos que recordar.

Puedes leer más crónicas musicales aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.