• marta@rosanera.es

El papel de la mujer en el cine

Al leer este artículo no he podido evitar reflexionar sobre el papel de la mujer en el cine, recordando ‘Invasión‘ (2007 – Oliver Hirschbiegel), un remake de ‘La invasión de los ladrones de cuerpos‘ (1956 – Don Siegel), quien Manohla Dargis en su crítica tacha de «última y pobre versión». Donde se le da un giro brutal a la sociedad, lógicamente por el cambio de tiempo.

En la original, él es el héroe, el que ‘salva’ al mundo y a la chica (muy del cine de los años 50); Mientras que en el remake (guste más o menos la peli en sí) es ella la heroína. Quien, junto a su hijo, lucha por sobrevivir; y no sólo salva al hombre (del que está enamorada), sino al mundo, llevando a su hijo para hacer la vacuna. Aporta ideas. Aunque sin embargo, quien está en el laboratorio es otro hombre.

Hubo una parte de la película que me llamó mucho la atención: en una cena, ella se reafirma como ‘feminista posmoderna’ («hace 500 años, las feministas posmodernas no existían, y hoy tiene una sentada a su lado«) en una mesa de hombres ‘pudientes’. Su argumento termina haciendo evidente quién será la heroína, a pesar de que su hijo llega un punto en el que gana un gran protagonismo. Sin embargo, el niño no es el primer ‘inmune’, sino que la primera fue la mujer maltratada y arrestada por ‘los malos’, que da la imagen de loca en esa escena.

Un cambio de paradigma

Independientemente de que la película guste más o menos (personalmente la original me pareció un truño cincuentero donde el héroe tiene que salvar a la damisela en apuros); en relación a este artículo, me llama mucho la atención que, efectivamente, aunque hay películas con ese cambio de paradigma, en la mayoría encontramos unos roles femeninos muy «mitificados(?)», donde si ella no los cumple, la peli no suele gustar…

¿Cuántas películas hay donde el papel de la mujer sea la de heroína (joder, si es que hasta la misma palabra suena mal); o la de una mujer que lucha por sus principios y, ¿qué crítica del público suele recibir?

Obviamente, está habiendo un cambio de estos roles, visible sobre todo en series de televisión. Becket siempre le cubre el culo a Castle sin perder ese ‘toque femenino’; Root es mucho mejor que Harold Finch, y Sameen Shaw es mejor asesina que John Resse, en Person of Interest; en El Ministerio del Tiempo, la jefa del equipo es una mujer del XIX; la Bruja Escarlata se empodera en su propia serie de televisión… Podría seguir con varios ejemplos más, pero tampoco quiero aburrir. Lo que sí que es cierto es que parece que cuesta, como si supusiese un esfuerzo, cuando eso debería ser algo más ‘natural’.

Hace unos años, parece que había dos tipos de películas: las de mujeres (El diario de Britget Jones, El diario de Noa…); y las de hombres (cualquiera de acción, explosiones y matanzas, como Rocky, Rambo, etc.). Y aunque hoy en día no se vea tanto esa diferencia temática, es necesario continuar evolucionando, ya que no está ‘todo hecho’ como muchos creen. El feminismo no es algo obsoleto del siglo pasado. Con poder votar no hemos llegado a nuestro cúlmen. Es necesario un cambio total de paradigma, y eso se hace empezando por la educación y los productos de entretenimiento. Dejando de sonreir satisfechas porque vivimos en una falsa igualdad inculcada por nuestro entorno.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.