• marta@rosanera.es
Periodística
Sky Rojo. Escapar de la trata de blancas sin consecuencias

Sky Rojo. Escapar de la trata de blancas sin consecuencias

Llega a Netflix la segunda temporada de Sky Rojo

Aprovechando la paz veraniega me he visto en una tarde la nueva temporada de Sky Rojo, y sí, en una tarde, de sopetón, porque es lo que tienen las series de Netflix, que las ponen completas y como sean capítulos cortos, te las ves de una sentada.

SkyRojo, para quien no haya leído mi entrada anterior sobre la primera temporada, es una producción de Vancouver Media para Netflix , con Álex Pina y Esther Martínez como creadores, guionistas y productores ejecutivos, conocidos por La casa de papel, Vis a vis, etc.

Esta segunda temporada continúa la historia interruptus que nos dejaron en el último capítulo de la anterior. Llevándonos por el frenético desenlace de las protagonistas, Coral, Wendy y Gina, sumándose, además, los conflictos internos entre sus perseguidores. Y es que si os gusta el concepto de «siempre puede ir a peor», esta temporada os va a dejar con las bragas mojadas. Por supuesto, continúa con el drama, el sexo, las drogas y, al fin, llega la hora de la venganza. Todo con esos tintes fríos y cálidos que tanta belleza daban a los anteriores capítulos.

Reparto inmejorable

En cuanto al reparto, además de mantener a los supervivientes de la anterior, toma más protagonismo Fermín (José Manuel Poga). Quien nos muestra su lado más oscuro, recordándonos un poco al GEO sociópata de La Casa de Papel (donde interpretaba a César Gandía). Poga deja claro una vez más que es un profesional de la interpretación (porque los vais a odiar como si fuese un Lannister).

Me sigue pareciendo una serie de 10 con un reparto formidable donde no destacan los blancos y los negros, sino las escalas de grises. Con unos personajes muy elaborados, con sus méritos y defectos, sus intereses y sus motivos para defender la vida que llevan.

Así que si aún no te has decidido a verla, no pierdas más tiempo y ponte el primer capítulo porque no podrás quitarla hasta el final. Eso sí, mejor que te sientas fuerte emocionalmente porque es bastante fuerte (quizás no sea como El Cuento de la Criada, pero tampoco creas que tiene nada que envidiarle en cuanto a drama).

Podéis encontrar otras reseñas mías en la sección Periodística de mi blog.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.