• marta@rosanera.es

La chica frente al espejo – Anaïs

—No toques las cosas que no son de tocar. La chica al otro lado del espejo observaba el manto de estrellas que cubría el cabello azul de Anaïs. La luz de la vela se reflejaba en el ahumado gris de sus ojos, resaltando el brillo de todas las lágrimas que había derramado desde que la luz cayó del cielo. Habían […]

Anaïs, la caperucita roja que se comió al lobo

–¡¡Soy real!! –La voz desgarradora de Hope aún resonaba en el interior de Anaïs. Le habían parecido tan reales las lágrimas en los ojos de su hermana que aún se preguntaba si se había equivocado al tomar su decisión… Pero algo no encajaba, cómo podía haber aparecido allí, tras aquella puerta, justo ante sus ojos… después de tanto tiempo… No […]

La casa encantada

A las 20:30 llegó Carmen, puntual. Traía las llaves que nos abrirían aquel tosco candado. Estábamos inquietos, no era la primera vez que yo visitaba aquel mágico lugar, sin embargo, nunca había ido de «excursión» con más gente. Lo que antes había sido un lujoso salón ahora se encontraba derruido, lleno de polvo, telarañas y trastos inútiles amontonados en el […]

El encargo

El tic tac del reloj era lo único que se oía en aquella oficina. Pedro lo miraba con impaciencia esperando que diesen las dos menos cinco, hora a la que habitualmente se marchaba. “–Ya queda menos, pronto estaré tirado en mi nuevo sillón… -¿Y dónde lo pondrás Pedro? -Podría dejarlo en el salón… O mejor ponerlo en el despacho… -¿Le […]

Un Nuevo Día

Después de dos años quién se iba a imaginar que aquello cesase aquel día… Contra todo pronóstico, aquel día no fue el final, sino el comienzo de todo, el fin de la tormenta… la calma. Y aunque inundaciones, terremotos, erupciones volcánicas y muertes de inocentes habían marcado dos años de penuria, aquel día, aunque el cielo continuaba negro, parecía que […]

Maltratos

Parte I Días y noches de torturas esperando salvación. Días que nunca acaban y noches de frío sudor. Dolor que hiere, que agrava una cruel traición. Mi tormento es mi locura, el suyo, el alcohol. Cada día más bebe y yo cada noche sufro su horror. Mi lamento es no haber sabido decirle que no. Me dice que no lo […]