Reseñas
Valeria. Una temporada para ver en una sola noche

Valeria. Una temporada para ver en una sola noche

Hace unos días estrenaron en Netflix la segunda temporada de Valeria. Se trata de una adaptación de María López Castaño de la saga de novelas En los zapatos de Valeria, de Elísabet Benavent. Esta segunda corresponde a Valeria en el espejo, y producida por Plano a Plano (El Príncipe, Allí abajo, etc.).

Para quienes no visteis la primera temporada, o no sois muy de leer novela Chick lit (subgénero literario definido como un tipo de post-feminismo, que va más allá de presentar a la mujer como una víctima dependiente del criterio masculino para encontrar su propia valía, que pretende mostrar la extensa gama de experiencias que atraviesa la mujer actual, incluyendo el amor, el noviazgo y los problemas de género.). Valeria (Diana Gómez), una escritora frustrada, cuenta la historia de su crisis personal y profesional, así como el fracaso de su matrimonio con Adrián (Ibrahim Al Shami) y el idílico inicio de su romance con Víctor (Maxi Iglesias, aunque en un principio iba a ser interpretado por Benjamín Alfonso (sinceramente, creo que las espectadoras salimos ganando con el cambio). Además de la relación de la protagonista con sus amigas Lola (Silma López), Carmen (Paula Malia) y Nerea (Teresa Riott).

La crisis de los 30

La temporada anterior quedó más o menos atada con el cierre del romance y la propuesta de publicación de su novela. En esta segunda temporada hemos podido ver que no todo eran perdices, y que las consecuencias están ahí para perseguir las malas decisiones. Las “Amigas 4ever” afrontan su crisis de los 30 dándose prioridad a ellas mismas, y dejando a un lado a los hombres que no las dejan ser ellas mismas. Obligándose cada una a salir de su zona de confort para llegar hasta el autodescubrimiento.

Esta, además de mucho más sexo que la anterior (que hará mojar las bragas a más de una) y reivindicaciones feministas, cuenta con una banda sonora que acompaña a las escenas de conflicto, cargándolas de dramatismo y emoción. Lugares emblemáticos y dilemas millennials a la orden del día, como la precariedad laboral, los problemas de vivienda o la presión por la maternidad.

Tampoco faltan las escenas de humor que banalizan los “problemas del primer mundo”, aunque en ocasiones puedan resultar un tanto forzadas o surrealistas (¿pero qué es la vida sin escenas paródicas de una misma rompiendo la cuarta pared?). Incluso bromean haciendo alusión al El test de Bechdel mientras comen bollería erótica. Y, por supuesto, la amistad, el gran hilo conductor de esta historia, donde cada personaje representa las cualidades de alguna amiga tuya (y como diría la Vecina rubia, si no tienes una amiga así, es que la amiga eres tú).

Ambientaciones de 10

A lo largo de los capítulos, se puede apreciar un degradado de colores tanto en la fotografía como en los rasgos de la protagonista, yendo desde unos tonos apagados, y casi grises, a otros brillantes y exultantes. Valeria al principio viste colores apagados, y al cierre lleva vestido, zapatos y labial rojos). Este recorrido se puede apreciar a lo largo de los ocho capítulos de esta segunda temporada. También mantiene la inserción en pantalla de los mensajes que aparecen en los móviles, compartiendo con la audiencia textos que hace unos años sólo habríamos conocido mediante voces en off. Personalmente, me encantó el uso de la música como hilo conductor entre secuencia, encadenándola en los dispositivos de las protagonistas.

Valeria: de mujeres para mujeres

Inma Torrente (Señoras del (h)AMPA, Los misterios de Laura, El secreto de Puente Viejo, etc.) continúa al frente de la dirección, demostrando que un cine de y para mujeres no es sólo plausible, sino necesario, ya que, además genera una escenas más reales y cotidianas, acercando la pantalla al día a día de muchas mujeres, lejos de los personajes masculinos con tetas y a las damiselas en apuros que esperan a su príncipe azul para ser salvadas, a los que hace tiempo que aborrecemos.

Aunque Netflix aún no ha confirmado una tercera temporada, sabemos que la saga cuenta con tres novelas más, por lo que confiamos en ver qué pasará con la historia de las protagonistas (y sus secundarios). Además, necesitamos saber quién encarnará a Bruno Aguilar. ¿Quién creéis que pondrá cara al nuevo escritor?

Y, si te ha gustado, te recomiendo…

Si te ha gustado esta serie, te recomiendo Siluetas en mi pared, donde su protagonista vive una situación similar, con amigas del alma y un romance de juventud que vuelve para arrasar su vida.